EL P.J. RECHAZA DECRETOS MUNICIPALES