La casa propia

QUÉ PROFUNDA EMOCIÓN…

En un verdadero marco de alegrías profundas emociones y algunas lágrimas, medio centenar de habitantes de la ciudad de San Rafael recibieron las